martes, 13 de agosto de 2019

El precio de la procrastinación

Sabes intuitivamente que cada decisión que tomes con respecto a cómo pasas tu tiempo tiene un costo.

Por ejemplo, digamos que tienes dos actividades para elegir: la actividad A y B. No se puede hacer ambas cosas y debes elegir una sobre la otra.

En este escenario, una actividad se convierte en el costo de oportunidad de la otra. Si eliges la actividad A, debes renunciar a hacer la actividad B, y viceversa.

Esta es la razón por la que es importante identificar las tareas y actividades que te acercan hacia tus objetivos. No tienes tiempo para hacer todo.

Cada vez que procrastinas, estás eligiendo una actividad sobre otra.

El problema es que las tareas que pospones nunca desaparecen, sino que exigen cada vez más atención.

Por ejemplo, el examen de la próxima semana para el que no te estás preparando porque estás jugando videojuegos no se cancelará milagrosamente.

El costo de la procrastinación puede ser mucho mayor de lo que es inmediatamente evidente y puede producir un efecto dominó que puede afectar significativamente tu vida personal y profesional.
Hazte cargo de tu destino.

Te recomiendo que revises el libro “Cómo vencer el miedo y dejar de procrastinar.” (GRATIS en Kindle Unlimited).

https://el2.convertkit-mail2.com/c/p9u067p659squde4z2fq/58hdqvqvc7ho2889o/aHR0cDovL215Ym9vay50by9wcm9jcmFzdGluYWNpb24=

Fuente Original del artículo por Steve Allen

viernes, 12 de julio de 2019

Piensa un minuto



Esta historia cambió mi vida:

Hace años me lancé a mi propio negocio pero nada funcionaba.

Me fue bien en los anteriores trabajos pero ahora no conseguía despegar. ¿Cómo es que antes me iba bien y ahora los beneficios no entraban? En algo fallaba. No era el esfuerzo ni las horas invertidas. Pero por mucho que hacía los resultados no venían. Tardaba meses en cerrar un proyecto o sacar un producto.

¿Qué estaba haciendo mal?

¿Te suena esforzarte sin conseguir nada?

Me levantaba por las mañanas delante del ordenador sin escatimar en esfuerzos. Pero no vendía nada y apenas tenía clientes. No tenía sentido ¿Qué estaba haciendo mal? Tenía entendido que si te esforzabas conseguías resultados.

Pero no hacía más que dar vueltas y vueltas sin ganar nada. Humillado y sin dinero.

Cada día era igual que el anterior. Esfuerzo, movimiento y a final del día miraba mis estadísticas y… nada. Apenas un cliente nuevo o una venta.

Algo estaba haciendo mal.

Otro día, otra semana y otro mes. Siempre lo mismo. Trabajo, trabajo y trabajo. Pero a la hora de la verdad no ganaba nada. Estaba cansado ya…

¿Te ha pasado algo parecido?

Con lo bien que me fue en los últimos trabajos... Claro que trabajaba para otro, ¿pero no era lo mismo?

Y siguieron pasando los meses. Y cada vez más desesperado… y arruinado.

Pero un día cambió todo.

Una mañana tuve que dejar a un familiar en un pequeño aeropuerto cercano y en el mismo me encontré a Jon, un antiguo jefe. Lo aprendí todo de él. Era un fenómeno y todo lo que tocaba lo convertía en oro. Sabía cómo tratarnos a todos. No sé por qué pero dábamos lo máximo por él. No era ni duro ni paternalista. Pero siempre sabía qué había que hacer y decir.

Lo que aprendí de gestión, contabilidad, nuevos mercados y ventas con él no tuvo precio. Y los buenos resultados me animaron a montar mi propio negocio. Él lo entendió y me reconoció que había sido uno de sus mejores trabajadores. Lamentaba mi marcha pero que él en su día hizo lo mismo. (Y consiguió una fortuna millonaria.)

“¡Jon!” grité. Jon iba con prisa porque tenía que embarcar. “¡David!” me dijo “¿Qué es de tu vida?” sin parar de andar porque llegaba apurado al embarque.

Era mi ocasión, tenía que contarle en unos segundos mi situación y preguntarle por qué mi negocio (y mi vida) no despegaba. Y así lo hice mientras le acompañaba al embarque.

“¡Estoy desesperado! ¿En qué estoy fallando?” Él conocía mi negocio y sabía perfectamente qué hacer.

Sonrió. Y se me quedó mirando antes de embarcar a su avión.

No me dijo nada.

“¿Qué tengo que hacer?” le dije desesperado.

Me quedaban unos segundos para que me diese la respuesta del millón de dólares. Él había creado decenas de empresas con cientos de millones en beneficios. Lo sabía todo sobre crear organizaciones que funcionaran. Le oías hablar y parecía que su sabiduría no tenía fondo. Y lo demostraba con resultados y los mejores contactos.

“¿Quieres la respuesta?” me preguntó.

“¡Claro que quiero!” La azafata me impidió el paso al embarque y me dijo que no podía entrar pero no hice caso y le seguí. Me vida dependía de ese consejo.

Jon seguía mirándome fijamente y me dijo. “¿qué crees tú que falla?“

Lo que me faltaba… ahora el juego de las preguntas.

Le dije que hacía todo lo posible, que me esforzaba y que lo intentaba todo. ¡Pero tenía que decirme como lo hacía él!

La azafata en un tono más contundente me dijo que no podía entrar en el pasillo del avión, pero no le hice caso. Estaba desesperado.

“¿Qué tengo que hacer para ganar más  y conseguir clientes fieles? Lo estoy intentando todo”.

Jon siguió andando al avión independientemente de mis preguntas y la azafata (ya desesperada) vi que nos seguía.”

“¿A qué te refieres con lo he intentado todo?" me dijo. Me miro fijamente. Su mirada daba miedo, pero sabía que tenía la respuesta.

“A dar lo máximo”, le dije mientras le seguía.

“¡Seguridad!” gritó la azafata.

Pero Jon tenía que darme la clave. Le repetí mi negocio, (él lo conocía perfectamente porque había logrado beneficios millonarios y clientes más que satisfechos.)

Los de seguridad estaban a unos metros y tenía que marcharme. Pero  acabar en comisaría era el menor de mis problemas.

Jon me miró y me dio la respuesta.

P.D. La respuesta de Jon cambió mi vida y la manera en que hacía todo. Es una manera fácil de conseguir resultados pero sólo Jon y unos pocos lo hacen.

miércoles, 10 de julio de 2019

sábado, 25 de mayo de 2019

Cuidado con esta trampa


Nunca digas esta palabra:

"CUANDO"

Bórrala de tu diccionario.

Sólo sirve para decir estas frases:

Cuando tenga dinero haré...
Cuando me cambie de trabajo intentaré...
Cuando tenga más tiempo, me meteré en ese proyecto...
Cuando esté más tranquilo, me leeré ese libro...
Cuando me encuentre mejor haré más deporte...
Cuando tenga más confianza me atreveré a hablar con...

Cuando... Cuando... Cuando...


El momento ideal no llega nunca.

Nunca.

Nunca es el momento perfecto para ese proyecto. Nunca es el momento perfecto para hablar con esa persona. Tienes que actuar ya, sin pensarlo.

La trampa de esperar el momento ideal es mortal. (Una trampa muy efectiva porque es silenciosa.) Pero esperar al momento en que todo sea favorable es la perdición.

Porque en las películas el momento perfecto existe. En los anuncios de televisión también. Pero en la vida real no.

Fracasarás miserablemente si buscas seguridad. Lo siento pero alguien tiene que decírtelo. Si quieres algo tienes que actuar ya. Pase lo que pase.

Serás infeliz toda tu vida si esperas a la oportunidad perfecta. Porque la oportunidad perfecta nunca llega. Si esperas a la seguridad de un trabajo mejor o a ganar más dinero para perseguir tu gran meta nunca conseguirás nada.

Pero cuando te lances sin buscar el momento perfecto te saldrán las cosas.

Seguro que conoces a alguien conservador con una vida penosa. Y seguro que tu también atraviesas malos momentos por no haberte atrevido a algo. "¡Tenía que haberlo intentado antes!" La historia de siempre.

Pero sé un buen estratega: No esperes al momento exacto porque nunca se va a producir.

Todos mis clientes que probaron no esperar al momento perfecto están impactados. Cuando vieron lo que ganaron sin esperar al momento ideal, empezaron a conseguir sus objetivos: conocieron a su pareja, encontraron un trabajo mejor y el dinero empezó a entrar.

El error que cometían antes era controlar. Me decían: "No estoy contento con mi trabajo. No estoy contento con mi casa. Pero al menos puedo manejarlo". Hasta que vieron el error y se lanzaron al cambio aunque no controlaran al 100% (ni al 20%).

Haz como ellos: todo lo que no controles significa que estás creciendo. Y tranquilo que ya lo controlarás más tarde. No se trata de que empieces cien proyectos distintos, sino de profundizar más. Un poco más. Que se te vaya un poco de las manos. Un poco incómodo. Entonces es que vas bien.

Por ejemplo, si no haces deporte, ¿por qué no intentas arrancar hoy cinco minutos? No controlas, crees que no tienes tiempo. Y además te cansas. ¡Perfecto!

Vas bien si estás incómodo. La incomodidad es tu mente creciendo y ensamblando piezas. Si por ejemplo haces deporte aunque te cueste, esa incomodad está preparando tu cuerpo para vivir 30 años más.

Inténtalo, un poco incómodo siempre. Te faltaba el aire, pero ya has dado el paso definitivo para cambiar tu vida. Haz como mis clientes que aprendieron otros idiomas, se formaron más y dispararon sus habilidades sociales.

-Quizás no controles ese idioma, pero aprende unas pocas palabras y lánzate aunque no lo hagas perfecto.

-Quizás no entiendas todos los conceptos de un libro. Pero léelo igualmente y extraerás mucha información que te servirá.

-Quizás no controles ese grupo al tratar con ellos. Pero igualmente inténtalo y aprenderás mucho por el camino. Nunca digas "como no lo controlo, no hablo con ellos".

-Quizás no controles tu nuevo horario con sitio para formación adicional, ejercicio y meditación. No lo dominarás en un día ni en una semana. Pero inténtalo igualmente. (Yo cambié así mi horario). Muchos días serán un caos y no podrás con todo. Perfecto. Sigue intentándolo. Sin miedo. No te rindas que tarde o temprano lo dominarás y tu crecimiento será espectacular.


Cada vez que no controlas, te acercas a tus objetivos. Si no controlas vas bien, estás creciendo. Cuando no controlas subes, y cuando controlas estás tomando aire en un rellano. Sigue a por pequeñas cimas.

El buen estratega busca el no-control. Al revés de lo que parece. Es mentira que los estrategas vayan sobre seguro y tengan todo dominado. Es al revés.

Pero la diferencia es que saben cómo actuar en los momentos de no-control y avanzan más que nadie.Aquí te digo cómo hacerlo.
(OFERTA: A mitad de precio mi curso sobre Productividad).

Y así crecerás sin parar. Sin miedo a las alturas. Gestionarás grupos, te atreverás con cualquier reto y seguirás beneficiándote del "un poco más difícil".

Por tu éxito
David Valois
Image

Image







Aptdo 42AP
Aptdo 30AP
Madrid Madrid 28200
SPAIN

Unsubscribe | Change Subscriber Options

viernes, 24 de mayo de 2019

Ten un trabajo seguro y otras mentiras populares


Esto te interesará.

No es convencional pero funciona.

El otro día hable con mi cliente Marcos que tras conseguir mi curso de Productividad por fin consiguió disfrutar todos los días de su vida.

Me contó cómo cambio todo tras usar lo que leyó.

Lo primero que hizo fue buscar lo que de verdad le gustaba. Sólo se vive una vez y Marcos quería vivir su vida soñada.

"Tras hacer tu curso decidí disfrutar del viaje. Si no, no merece la pena vivir." Me dijo. "Me he dado cuenta que se puede disfrutar mientras aumentas tu productividad. Porque además, si no me gusta lo que hago nunca alcanzaré mis metas."

Y Marcos fue radical: Dio la patada al trabajo que odiaba y decidió ser el más productivo... en lo que le gustaba.

Entonces siguiendo el método del curso pensó: "¿Qué me gusta hacer? ¿Qué me gusta de verdad?"

Pensó en vender, en el trato con los demás la ingeniería, en los aviones, en la informática, en organizar estrategias, en la literatura, en escribir, en hablar en público, en investigar, en el diseño, en las alcachofas, en el arte, en viajar, en la economía, en la política, en asesorar, en construir...

"¿Que me gusta de verdad?" se preguntó.

Y lo pensó. Lo pensó mucho.

Pero no terminaba de encontrarlo...

Hasta que dio con una pista que había en el curso de productividad.

Y ahí lo encontró.

Marcos ere un gran aficionado a la astronomía.

Así que decidió NO HACER CASO de los consejos de los demás sobre que tenía que buscarse un trabajo "normal". Que ya disfrutaría en su "tiempo libre". 

Tonterías pensó.

Y acertó.

Siguió el método y busco lo relacionado con astronomía. ¿Porqué no una web de astronomía donde vender libros y cursos de productos que le encantaría producir sobre astronomía? A la gente le encantan los expertos sobre algo. Se ganaría la vida disfrutando.

Miró las empresas del sector, las asociaciones y las posibilidades y decidió que tenía un nicho de mercado

En un suspiro creó un producto en formato de audio. ´Astronomía para novatos´ creo que ese llamaba. Lo regaló en su Web y así consiguió muchos clientes que compraron mas audios que realizó en tiempo récord. Tuvo mucho éxito y ahora está produciendo nuevos productos. Productos que le encantan. Y el dinero ha empezado a entrar a raudales.

Y sigue entrando.

Porque tras el curso sabe cómo ser más productivo en el mismo tiempo.

¿Y tú? Marcos lo consiguió con la astronomía. Pero tú podrías hablar de jardinería, estrategia, cultivo de plantas o derecho internacional. Las posibilidades son ilimitadas. Si algo te gusta te solucionará el futuro.

No hagas caso a los que te dicen que no se puede vivir de lo que guste. Mentira.

No tienes que sufrir para llegar lejos. Conseguirás más siendo feliz. Perosólo serás feliz si haces lo que te gusta.

El camino a tu primer millón es disfrutar de tu trabajo. Porque si disfrutas ayudas a los demás. Y si ayudas te pagarán. Mucho Te pagarán lo que haga falta por productos o servicios que solucionen sus problemas o necesidades.

La fórmula que nunca falla es: disfrutar + producir más.

Decide que a partir de ahora que vas a triplicar tu productividad y tus ingresos disfrutando. El método lo tienes aquí.

Por tu éxito
David Valois
Image

Image
Si trabajas en lo que te guste ganarás mucho dinero. Y te harás millonario.

Aptdo 42AP
Aptdo 30AP
Madrid Madrid 28200
SPAIN

Unsubscribe | Change Subscriber Options

miércoles, 22 de mayo de 2019

Como este detalle puede cambiar tu vida


Mi amigo César odiaba su trabajo. ¿Te suena?

Quería cambiar su vida pero no sabía como. ¿Qué podía hacer para disfrutar de su trabajo y por tanto de su vida?

Y la respuesta fue: poco a poco. Oyó en alguna parte que los cambios buenos son los que se hacen poco a poco. Sin grandes alardes. Así que decidió fijarse en los detalles importantes y potenciarlos. Entonces su vida (y sus ganancias) cambiarían.

César trabajaba en el almacén de su empresa. Y se preguntó: ¿Que parte de mi trabajo, por pequeña que sea, me da satisfacción? Busco, busco y rebusco.

Entonces vio que si que tenía una pequeña satisfacción: meter datos en el PC y tener controladas las existencias del almacén. Entonces sí sentía satisfacción. Era una gestión interesante y con muchas posibilidades logísticas y financieras.

Introducir los datos era su "momento interesante". Era cuando se sentía satisfecho de lo que hacía. Así que decidió potenciar ese pequeño detalle.

César investigó más sobre las existencias. Le supuso alguna hora adicional de trabajo, pero como le gustaba no le importó. Y cada vez era el que mejor controlaba las existencias. La gestión de stocks era lo suyo. Una luz en su vida. Por fin.

Decidió enfocarse en esa luz y complementó lo que sabía con unos cursos nocturnos de gestión de almacenes que le apasionaron. Luego pidió a su jefe que le dejara ocuparse un poco de los pedidos mínimos que había que hacer para mantener las existencias al día, (Un tema complicado del que todos huían. No tuvo ningún problema).

Aunque no podía cambiar su trabajo de la noche a la mañana, se ofreció para hacerlo fuera de sus horas de trabajo. 40 Minutos extra cada día, a lo que su jefe le accedió. No tenía nada que perder.

Y César persistió en su sueño. 8 Horas diarias en su trabajo gris, con casi una hora de premio al final de la jornada. Con su perseverancia, y paso a paso, logro ser el mejor. A la 3ª semana su jefe vio como César controlaba como nadie los stocks. Lo hacía realmente bien. (Siempre se hace bien lo que gusta).

Como empezaron a ahorrar gracias a su pasión por la gestión de stocks, dos semanas más tarde le cambiaron de puesto ¡para dedicarse 100% a lo que más le gustaba!: la gestión des stocks. No podía estar más contento. Pasó de odiar su trabajo a ir con ganas cada día. Todo gracias a ir poco a poco. Sin grandes revoluciones. Buscando el detalle, la pequeña satisfacción de algo.

Y tú puedes hacer lo mismo.

Empieza cultivando los hábitos que pueden revolucionar tu vida. Los que tienen los mejores hábitos de trabajo, de hacer ejercicio o comer sano para estar a tope todo el día son los que implementan los hábitos como hizo César: poco a poco.

Todos mis clientes consiguieron cambiar de vida con el sistema que descubrieron aquí.

Consiguieron la satisfacción de trabajar en lo que les gustaba, en hacer 30 minutos de ejercicio diario o en dejar un poco de comida en el plato. Así se sintieron poderosos. Y la autoconfianza que sintieron cuando vieron que dominaban ellos su vida fue increíble.

Por ejemplo: muchos consiguieron hacer deporte empezando con cinco minutos al día (ponerse y quitarse las zapatillas deportivas, como lo oyes). Siempre hay algo pequeño a lo que agarrarse para conseguir un gran hábito.

Así que lánzate a tus sueños. Si vas poco a poco lo conseguirás. Si eliminas malos hábitos y los cambias por buenos, tu vida dará un vuelco.

Y la satisfacción de que estás haciendo algo grande cambiará tu vida.

Si quieres todas las herramientas para vivir la vida que te gusta y conseguir tus metas aquí tienes el sistema para conseguirlo.

Por tus éxitos,
David Valois
Image

Image

Aptdo 42AP
Aptdo 30AP
Madrid Madrid 28200
SPAIN

Unsubscribe | Change Subscriber Options

martes, 21 de mayo de 2019

Un sistema para salir de la quiebra


¿Qué pasaría si estuvieras a 2 meses de la quiebra?

Pues es la triste realidad de la mayoría.

El 80% de las personas viven a 2 meses de la quiebra dependiendo peligrosamente de un sueldo. Gastan todo lo que ganan.

La persona media está a dos meses de la ruina. Dos meses sin sueldo y no pagará sus facturas ni hipoteca. Y lo perderá todo: casa, coche y posesiones.

Un pequeño patinazo y adiós.

Su problema es que no sabe cómo tener éxito en su vida y ganar más.

Vive en un horrible estrés pensando sólo en el trabajo y busca todo tipo de artimañas legales y no tan legales para mantenerse en su puesto muerto de miedo.

Necesita desesperadamente el dinero. Pero pasarán los años y seguirá necesitando desesperadamente el dinero. ¿Merece la pena vivir así?

La gente sin ahorros sólo piensa en el dinero. El dinero lo ocupa todo en su vida.  Se levanta preocupado por el dinero, desayuna preocupado por el dinero y se acuesta preocupado por el dinero.

Y llegan el estrés, ansiedad y suicidio. ¿Quieres entrar en las estadísticas y que el dinero sea causa de desacuerdos, separaciones e infelicidad?

¿O prefieres un plan para tener éxito?

Porque puedes ganar mucho dinero si tienes unplan para tener éxito.

Con un plan para tener éxito serás como un imán del dinero. Y cada vez será más rápido, cuanto más grande sea tu imán más atraerás. La gente con una buena cuenta bancaria sigue aumentando sus ingresos con nuevos contactos y nuevos oportunidades de ganar más.

Pero para eso tienes que tener un plan específico. Y yo te enseñaré cómo hacerlo. De la mano contigo para que pases de pasar de cero a un millón de euros.

Por tu éxito
David
Image
Image
 






David Valois
Aptdo 72AP
Madrid 28200
SPAIN

Unsubscribe | Change Subscriber Options